Consejos para el uso de la arena

¿Cómo debe ser la bandeja de mi gato?

Existen diferentes tipos de bandejas. Debe ser no muy alta, ancha y lo suficientemente grande para que el gato pueda tapar sus deposiciones, escarbar, girarse. Lo más habitual es una bandeja abierta, simple o con borde, aunque también existen modelos cubiertos y de limpieza automática. Si en casa hay más de un gato es recomendable que haya una bandeja más que gatos (por ejemplo si hay dos gatos, tres bandejas), para evitar problemas de estrés y facilitar la eliminación a los gatos.

¿Dónde pongo la bandeja de la arena?

Es importante que el lugar donde ubicamos la bandeja sea tranquilo, sin ruidos, de poco tránsito y alejado de zonas de uso habitual de la casa. La bandeja debe estar alejada de las zonas donde nuestro gato tenga su agua y comida.

¿Cómo debo limpiar la bandeja para evitar olores?

Para retrasar la formación del mal olor hay que mantener la limpieza del lecho, retirando los excrementos y aglomerados diariamente. Es recomendable realizar una limpieza superficial diaria y otra más profunda cuando se renueve completamente el lecho, tanto la bandeja como el suelo, manteniendo la zona con una buena ventilación.

Y recuerda...

Un lecho absorbente de buena calidad controla la formación del mal olor. Un ambiente limpio y sin mal olor hará que tu gatito esté contento, sano y feliz y favorece la convivencia con tu mascota.